lunes, 21 de noviembre de 2011

Reseña: Conversaciones con un pederasta. Manual para prevenir la pedofilia a través del diálogo entre una víctima y un verdugo.


Título Original: Conversations With a Pedophile
Título en Castellano: Conversaciones con un pederasta. Manual para prevenir la pedofilia a través del diálogo entre una víctima y un verdugo.
Autor: Dra. Hammel- Zabin.
Traducción: Mercè Diago y Abel Debrito.
Género: Psicología Social.
Número de páginas: 240.
ISBN: 84-270-3075-4.
Idioma de publicación: Español.
Idioma de traducción: Inglés.
Precio: 17,50 €
Editorial: Martinez De Roca , S.A/ Enero 2005



Sinopsis:

¿Qué motiva a los pederastas? ¿Qué les impulsa a seducir de niños y abusar de ellos una y otra vez, incluso a lo largo de varios años? ¿Cómo piensan? Y lo más importante, ¿por qué lo hacen? El relato en primera persona de Alan, agresor homosexual que abusó de unos mil niños, estremecerá al lector por su crudeza y sinceridad: aporta datos sobre el patrón que seguía, sus fantasías, su estrategia.

Mediante una serie de cartas a la doctora Amy, una terapeuta que también sufrió los abusos de su abuelo y su padre en la infancia, Alan, que pasará el resto de su vida en prisión, contará cómo piensa y actúa la mente de un pederasta y nos mostrará que cualquier lugar, nuestras escuelas e incluso nuestras casas, se puede convertir en el sitio más inseguro para nuestros hijos.

Un libro necesario para poder «comprender» y desentrañar el “modus operandi” de los peores violadores, al tiempo que nos ayudará, con estrategias y consejos dirigidos a los padres, a ayudar a los niños a no convertirse en víctimas. Un texto que arroja luz sobre un problema que afecta a tantos menores en todo el mundo.

Biografía:

La doctora Amy Hammel- Zabin sufrió abusos sexuales por parte de su padre y de su abuelo paterno desde los cuatro hasta los nueve años. Se licenció en Terapia Musical en la West Texas State University, obtuvo el título de máster en la Florida State University y se doctoró en la Universidad de Nueva York.

En la actualidad, es madre de dos hijos y está felizmente casada. Es la fundadora y directora del Centro de Terapia Musical de Greenwich y forma parte del personal docente del programa de posgrado de Terapia Musical de la Universidad de Nueva York.



Opinión personal.

Conversaciones con un pederasta. Manual para prevenir la pedofilia a través del diálogo entre una víctima y un verdugo” es esa clase de libros que te calan muy hondo y que no puedes dejar de leer. Ambas historias resultan interesantes y a su vez estremecedoras. Nunca he sido una persona reticente a la hora de leer este tipo de libros, y aunque tenía mis dudas al respecto todas ellas se disiparon con la primera página.

De narración amena, aunque a veces perturbadora, en este libro conocemos cómo funciona la mente de un hombre cuyo nombre real se oculta bajo el seudónimo de “Alan”. Tuvo una vida dentro de lo cabe normal aunque el distanciamiento con sus padres, la falta de afecto por parte de ambos progenitores y el estancamiento de su mente en la niñez le perturbó lo suficiente como para creerse una víctima. Justificaba sus actos diciéndose a sí mismo que la única víctima que había en aquel lugar era él y no el menor del que estaba abusando. Inventaba cualquier excusa para estar cerca de un niño, y sabía como manipular la mente de adultos y pequeños para satisfacer su propios deseos.

Durante la evolución del libro vamos comprendiendo y aprendiendo cómo actúan esta clase de personas, por desgracia el tema de los abusos a menores sigue siendo tratado como algo tabú en nuestra sociedad y esa clase de desconocimiento, ese rechazo comprensible fortalece a estas personas, porque si no somos capaces de enfrentarnos a los hecho de hablar claramente con nuestros hijos sobre los problemas a los que se pueden enfrentar día a día cómo podemos entonces erradicar un problema del que nadie quiere hablar.

Por último, le quiero dar las gracias a la doctora Amy Hammel- Zabin por haber escrito este libro, cuya obra ahora ocupa una gran parte en mi corazón y me ha enseñado a comprender un poco más el mundo que me rodea y los peligros que hay en él.

Un saludo.