lunes, 26 de diciembre de 2011

Reseña y artículo: Ginko. La primera doctora de Jun´Ichi Watanabe.


Título Original: Hanauzumi.
Título en Castellano: Ginko. La primera doctora.
Autor: Jun´Ichi Watanabe.
Traducción: Beatriz Iglesias Lamas.
Género: Novela Histórica. Basada en la vida de la doctora Ginko Ogino.
ISBN: 9788432231919.
Idioma de publicación: Español.
Idioma de traducción: Japones/Inglés.
Precio: 6.00 €.
Formato: Tapa dura.
Editorial: Seix Barral 2009, S.A.

Si hubiera mujeres médico, yo e infinidad de mujeres como yo se ahorrarían esta horrible vergüenza... ¿Por qué no me convierto en doctora y ayudo a todas esas mujeres? Aquel repentino pensamiento retumbó en lo más hondo de su ser. Llenó el vacío de su corazón, el corazón de una joven de diecinueve años que había fracasado en su matrimonio y perdido la esperanza en el futuro”.

Ginko Ogino parece destinada a una vida convencional, dominada por la sociedad machista del Japón del siglo XIX. Pero cuando su marido le contagia la gonorrea, una enfermedad entonces incurable, conoce la soledad y la marginación. Incapaz de soportar la humillación de ser examinada por hombres, los únicos autorizados a ejercer la medicina occidental, decide convertirse en la primera doctora de Japón.

Ésta es la historia real de una lucha sin tregua que rinde homenaje a todas las mujeres que desafiaron a su tiempo. Con más de un millón de ejemplares vendidos en el país nipón, llega a las manos del lector en español la epopeya de la primera mujer que consiguió estudiar y ejercer la medicina occidental en Japón, el relato de un sueño hecho realidad.  


BIOGRAFÍA DE JUN´ICHI WATANABE

Al igual que la vida de las heroínas de sus libros la vida del maestro Jun´Ichi Watanabe es también un ejemplo de dedicación y entrega por el trabajo. Nació en Hokkaido (Japón) en 1933, aunque como muchos escritores tardó algún tiempo en dar el gran salto y dedicarse a lo que más le gustaba. Durante sus años de estudiante se licenció como médico en la "Universidad de Sapporo", capital de la prefectura de Hokkaidō (Japón), donde comenzó a trabajar como cirujano.

A la edad de treinta y seis años decide darle un cambio a su vida y se vuelca por completo en el mundo de la literatura. Oficialmente deja de ejercer como médico en 1969 y se traslada a vivir a Tokio para comenzar su nueva vida como escritor.

Un año más tarde, el maestro Jun´Ichi Watanabe gana el premio "Naoki" con su novela "Luz y Sombra" (Hikari to Kage). En 1979 recibe el premio "Yoshikawa Eiji" por su novela "El sol poniente en la distancia" (Toki rakujitsu). Otra obra que también le ayudó a cosechar bastante éxito fue "Prostíbulos de Rusia en Nagasaki" (Nagasaki Roshia Yujokan).

El 1997, su novela "Un paraíso perdido" le convierte en un autor de superventas en el continente asiático. Esta obra está basada en el famoso caso de "Sada Abe", una historia que comociono a todo un país. La obra tuvo tanta repercusión que inclusó se realizó una miniserie para la televisión y fue llevada a la gran pantalla.

Jun´Ichi Watanabe ha escrito un total de cincuenta novelas, diversos textos científicos e infinidad de biografías. Sus obras han marcado un antes y un después en el mundo de la literatura nipona, y es que este gran maestro de las letras sabe cómo hacer que sus historias cobren vida.



BIOGRAFÍA DE LA DOCTORA GINKO OGINO.

No elegimos la familia con la que deseamos vivir, ni la vida que queremos tener, sin embargo sí que podemos darle forma a nuestras ilusiones, a nuestras esperanzas, en definitiva a nuestros deseos. La doctora Ginko Ogino fue una mujer que ha resultado todo un ejemplo a seguir: demostró que su condición de mujer y la enfermedad que padecía no le supondrían ningún impedimento a la hora de alcanzar su sueño: convertirse en la primera mujer médico en el Japón del siglo XIX.

Gin Ogino nació el 3 de Marzo de 1851 en la provincia de Musashi, en la prefectura de Saitama. Creció en el seno de una familia acomodada pero trabajadora. Era la quinta hija del matrimonio formado por Ayasaburo y Kayo Ogino. A la edad de dieciséis años contrae matrimonio con Kanichiro Inamura primogénito del primer director del “Banco Ashikaga”.

Dadas las altas posiciones económicas y sociales de ambas familias el matrimonio fue bien visto por ambas partes. Sin embargo, el joven Kanichiro Inamura guardaba un celoso secreto y es que había sido contagiado de gonorrea durante su juventud. Gin Ogino desconocía por completo la enfermedad de su nuevo esposo, a quien odió durante gran parte de su vida por haberle no solo ocultado la grave enfermedad que padecía, la cual por aquel entonces era incurable, sino tan bien por contagiársela. Marcada ahora por una enfermedad incurable, Gin Ogino solicitó el divorcio de su primer marido y regresó a la casa de sus padres, donde no fue muy bien acogida.

La medicina que por aquel entonces se practicaba en Japón obligó a mujeres como Gin Ogino a visitar diferentes centros médicos y hospitales. En una época en la que las mujeres tenían acceso prácticamente nulo a la formación académica se veían obligadas a ser examinadas por hombres varones. La timidez, el rechazo y la negación a volver a pasar por semejante calvario inspiró a Gin Ogino a convertirse en la primera mujer médico, aunque no lo tendría nada fácil dada la situación política del país, en la que se prohibía a las mujeres tener acceso a este tipo de formación académica.

Con la idea de cumplir su sueño abandonó una vez más el hogar familiar y comenzó su dura batalla personal y social por abrirse camino en un país donde el machismo imperaba con mano de hierro.

En Noviembre de 1875 ingresa como estudiante en la “Escuela Normal Superior de Tokio” (en la actualidad, “Universidad Femenina de Ochanomizu”) y en Febrero de 1879 se graduó con honores en dicha escuela.

Tras muchos esfuerzos, Gin Ogino consiguió entrar en la “Escuela de Medicina de Kojuin” en Shitaya- Neribei (Jutendo) convirtiéndose en la primera mujer con derecho a estudiar en una escuela privada. La vida como estudiante no fue nada sencilla, tanto alumnos como profesores le hacían la vida imposible. Sin embargo, y a pesar de todas las dificultades a las que tuvo que enfrentarse consiguió graduarse en el año 1882. A pesar de haber conseguido sacarse la titulación como médico aún le quedaba un duro trabajo por delante, ya que no sería hasta 1885 cuando por fin pudo presentarse a los exámenes estatales para poder ejercer la medicina. Este último acto le llevó demasiado tiempo y esfuerzo dado que en su país se negaban a reconocer que una mujer como ella tuviera la capacidad y los conocimientos necesarios para poder ejercer la medicina.

Tras conseguir titularse como médico, la opinión publica comenzó a conocer su historia y la adoraban, aunque fueron ellos mismos quienes años atrás la tacharon de loca. Gin Ogino se cambió el nombre y decidió empezar a llamarse Ginko Ogino. Dada su entrega y dedicación al trabajo pudo abrir el “Hospital Ogino” en Yushima. La especialidad de Ginko era la “Obstetricia y Ginecología”. Una parte del sueño de la doctora Ginko ya se había hecho realidad.
En Noviembre de 1885 el pastor Danjo Ebina bautiza a Ginko Ogino como cristiana. Por primera vez en su vida, Ginko encontró la paz que tanto necesitaba. No tardó demasiado tiempo en unirse a la “Unión Cristiana Femenina de la Templanza” (JWCTU) institución en la que permanecido durante gran parte de su vida.

La vida parecía sonreír a Ginko Ogino. Sin embargo, dada la traición que había sufrido por parte de su ex-marido, se había vuelto algo recelosa con los hombres, a quienes culpaba de su propia enfermedad y de haberle hecho la vida imposible. El amor llamó a su puerta una vez más y conoció al que sería el hombre de sus sueños: Yukiyoshi Shikata, un hombre trece años más joven que ella. La pareja se enamoró al primer instante. Sin embargo tuvieron que luchar por su amor ya que nadie creía que fuera algo verdadero. El 25 de Noviembre de 1890 la pareja contrae matrimonio en la prefectura de Kumamoto. Los recién casados vivieron felizmente hasta el 23 de Septiembre de 1905, fecha en la que Yukiyoshi Shikata perdió la vida tras su lucha contra la neumonía. La vida de Ginko Ogino volvía a cambiar de nuevo.

Tras vivir en diferentes ambientes, y padecer todo tipo de penurias, Ginkko Ogino regresó con su hija adoptiva, la cual en realidad era la sobrina de su marido, a Tokio donde reanudó su trabajo como médico.

El 23 de Junio de 1913, a la edad de setenta y tres años, falleció en la ciudad de Tokio víctima de una arteriosclerosis. La vida de Ginko Ogino comenzó a convertirse en leyenda en el mismo instante en que su alma dejaba este mundo.


OPINIÓN PERSONAL DEL LIBRO


El trabajo que realizo el maestro Jun´Ichi Watanabe es sin lugar a dudas magnifico. La historia de "Ginko. La primera doctora" te sumerge en un mundo que para muchos es incluso desconocido. La narrativa del libro es fluida y amena y provoca un interés en el lector que le obliga a seguir leyendo hasta el final. En mi caso, y como viene siendo habitual con muchos otros libros, me invitó a investigar sobre la vida de esta magnífica mujer cuyo legado ha sido vital para muchas mujeres que luchan día a día por ganarse un puesto en la sociedad.  

Este reportaje ha sido escrito por Akasha Valentine © 2011. http://www.akashavalentine.com/

Fuentes de información y consulta: http://es.wikipedia.org, Novela de "Ginko. La primera doctora". http://literatour2.wordpress.com

Un saludo. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario